CURIOSIDADES

Curiosidades

Radio Huayacocotla – México

Nombre: Radio Huayacocotla
País: México
Fecha de inauguración: 1965
Énfasis: Organización comunitaria, educación
Lugar: Huayacocotla, Chicontepec   (Estado de Veracruz)
Beneficiarios: Campesinos de Huayacocotla y alrededores
Aliados: ALER, AMARC, INI, UNESCO, Radio Educación
Financiamiento: Iglesia Católica
Medios: Radio

Anecdotario

Seis de la mañana. Por aquí y por allá se oye el canto de los gallos. Hace frío aunque ya hay sol. Juan y Ana viven en una pequeña casa de madera en las afueras de Huayacocotla. Tienen seis hijos. Ana se levantó a las cinco, despacito y en silencio para no despertar a los demás, y prendió la lumbre. Puso agua para el café, lavó su nixtamal y molió. Preparó la salsa, bien picosa, y tortillas para que Juan se las llevara al trabajo.

Al levantarse encendió el radio viejo y empolvado que cuelga en una esquina de la cocina. A simple vista parecería imposible que de ese radio saliera algún sonido, pero jala. A las seis en punto gira la aguja y busca Radio Huaya. Música mexicana y una voz anuncian la hora; Radio Huayacocotla, “La voz de los campesinos”, inicia sus labores. Inmediatamente después suenan los huapangos, música veracruzana que llega al alma. Hasta dan ganas de zapatear.

A las seis y treinta, cuando empiezan las noticias, Ana despierta a Juan, que se levanta rápido, se lava y se sienta a tomar café mientras escucha las noticias locales: el grupo de productores de papa no obtuvo el financiamiento prometido por el Banco de Crédito Rural, la junta de delegados de la Unidad de Producción llegó a los siguientes acuerdos… Siguen las noticias nacionales e internacionales.

Ana sigue con la radio encendida mientras prepara el desayuno para que los hijos se vayan a la escuela con algo en el estómago. A las siete el locutor dedica “Las Mañanitas” y lee el santoral: “Hoy celebramos la fiesta de San…o Santa… felicitamos a los que llevan ese nombre”, y lee las cartas de felicitación que envían los parientes de los festejados.

A las siete y quince “Por los caminos de herradura se anda lejos”. El programa de hoy es sobre las fiestas. Ana participó, de modo que pone mucha atención para escuchar cómo se oye lo que ella dijo, cómo suena su voz, y ríe contenta. A las 8 el programa infantil: canciones, cuentos y la voz del locutor que aconseja y saluda a los niños. A las nueve Radio Huayacocotla se retira del aire y Ana recoge la cubeta de ropa sucia, la bolsa de jabón y baja al río para lavar. —Extracto del texto “Radio Huaya, cada día” por Aurora Velasco.

Contexto y antecedentes

Huayacocotla es un pequeño pueblo en la región de Chicontepec, en el Estado de Veracruz, que abarca varios municipios de población mayoritariamente indígena (náhuatl y otomí). La palabra de origen náhuatl, “huaya-cocotl”, significa “lugar de ocotes altos”. El ocote es una variedad de pino resinoso muy apreciado para hacer fuego. El paisaje es de bosques, ríos y montañas, y la zona es rica en caolín y en maderas que fueron explotadas irracionalmente durante varias décadas. Los madereros que invadieron la región en los años setenta se fueron sin dejar nada para la comunidad, salvo pobreza y lomas sin árboles.

Durante décadas, esta región que figura en el mapa como un islote entre los Estados de Puebla e Hidalgo, estuvo aislada e incomunicada. Un proceso acelerado de migración hacia la capital mexicana se produjo en los años setenta, ya que las tareas agrícolas solamente ocupaban a la población rural durante cinco meses cada año. Los servicios de teléfonos y electricidad eran deficientes y no existían radios ni canales de televisión locales. La única opción para los pobladores de la región eran las emisoras de los estados vecinos.

Para hacer frente a esa situación de aislamiento geográfico y de servicios insuficientes para la población, se crearon en 1965 las Escuelas Radiofónicas Huayacocotla. La iniciativa fue impulsada por Héctor Samperio, el párroco de Huayacocotla, quien recibió el apoyo de la Universidad Iberoamericana para hacer los trámites necesarios ante las entidades del Gobierno. Basada en el modelo de Radio Sutatenza, que había conocido un gran éxito en Colombia, Radio Huayacocotla promovió la idea de que el subdesarrollo, la pobreza y la situación de injusticia se debían fundamentalmente a la falta de educación.

Impacto social

Radio Huayacocotla cuenta con una gran aceptación entre la gente de las áreas rurales. Tiene mucha influencia en el proceso de informar, formar opinión y capacitar. Su programación constituye un esfuerzo para rescatar la cultura, la música y el pensamiento de los campesinos de la región. Los mensajes en otomí, nahua o tepehua, sobre vacas extraviadas, solicitudes de ayuda para una familia pobre que no puede sacar a un enfermo de su comunidad y denuncias de abusos de los caciques, son parte de su programación cotidiana.

Radio Huayacocotla ha permitido revalorizar la cultura local a través de la difusión de información sobre los logros y las luchas, haciendo accesibles sus micrófonos a las necesidades de expresión de las comunidades. Aunque la participación llevó mucho tiempo y trabajo, a  mediados de los años ochenta grupos de campesinos estaban familiarizados con el uso de los micrófonos, de las grabadoras e inclusive con los equipos de cabina.

La existencia de Radio Huayacocotla en el espacio comunicativo regional, resultó en el debilitamiento de la hegemonía de los medios de información comerciales y estatales. Más aún, representó para amplios sectores de la población campesina e indígena, la posibilidad de acceder a un espacio de comunicación vinculado a sus intereses, problemas y necesidades.

De un recurso para la alfabetización, la radio pasó a apoyar la lucha de las comunidades contra el despojo de los recursos naturales, hacia un modelo de desarrollo sostenible y autogestionado. La denuncia de la represión y la violencia logró generar una conciencia colectiva sobre los derechos humanos (Cortez Ruiz, 1995).

Medios y métodos

Para operar como una emisora de apoyo a las Escuelas Radiofónicas, Radio Huayacocotla contaba no solamente con una programación especialmente diseñada con objetivos educativos, sino también con personal, materiales y locales adaptados para garantizar el seguimiento en cada Escuela Radiofónica afiliada. Cada seis meses se hacían reuniones de coordinación con los monitores, a quienes se les enviaba el material y cartillas de apoyo, con temas sobre: alfabetización, gramática, aritmética, salud, mejoramiento de vivienda, etc.

El carácter de la radio está definido por su forma y por su contenido. Por su forma, ya que a través de ella se expresan los intereses y puntos de vista de los sectores subordinados y muy particularmente de los trabajadores del campo y de la población de la región, mayoritariamente indígena. Por su contenido, porque a través de ella se busca entender los hechos y procesos regionales, ubicándolos en un contexto más amplio y poniendo énfasis en la vinculación con la realidad social general. Así, su contenido programático se caracteriza por el cuestionamiento claro y abierto de las estructuras y mecanismos de poder local y regional, específicamente el caciquismo, y por el impulso a las acciones que apoyan la organización social de diferente tipo para el logro de sus prioridades sociales, culturales y políticas (Cortez Ruiz, 1995).

Obstáculos

Radio Huayacocotla se transmite en onda corta, lo cual hace que en algunos lugares la recepción de la señal sea muy difícil. La mayor parte de las radios de transistores disponibles en el mercado local carecen de onda corta.

La identificación de la emisora en favor de los campesinos e indígenas de la región provocó una reacción de parte de los caciques políticos locales, muy acostumbrados a manipular a las comunidades vecinas. En las montañas de Huayacocotla, el poder de las mismas familias en las municipalidades locales pasó durante décadas de una generación a otra, y siempre fue un medio para controlar a los indígenas.

En marzo de 1995, inspectores de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de México suspendieron abruptamente las transmisiones de Radio Huayacocotla, alegando “deficiencias técnicas”. Además, la emisora fue acusada de transmitir “mensajes codificados” que promovían la violencia en apoyo de la lucha zapatista en Chiapas. Los “mensajes codificados” no eran otra cosa que las transmisiones en lenguas indígenas: nahua, otomí y tepehua. Luego de un mes de estar clausurada, se autorizó a la emisora volver a operar.

Radio Huayacocotla ha luchado muchos años para obtener una frecuencia de AM que haría posible captar las emisiones desde una radio de transistores normal. Sin embargo, el Gobierno mexicano, presionado por los terratenientes, se ha negado sistemáticamente a extender esa licencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: